Euskaraz irakurri

KIE separador cara A castellano

Como cada año, de enero a mayo os propongo un espacio para reencontrarnos con nosotras mismas. Un lugar donde abrirnos a sentir y conectar con aquellos aspectos nuestros que nos resultan fáciles y gozosos y, también, con los que rechazamos, tememos y reprimimos. Iremos de la luz a la sombra, del displacer al placer, explorando la rabia, la sensibilidad, nuestra naturaleza cíclica, la rivalidad, la vulnerabilidad, la receptividad, la sensualidad y sexualidad, la culpa, etc.

Los encuentros serán profundos y movilizadores y nos darán la posibilidad de abrirnos a aquellos temas que más nos separan de nosotras mismas y entre nosotras. El Círculo de Mujeres nos ayuda a tomar conciencia de nuestros dolores más profundos y, a la vez, de nuestra fuerza y alegría más genuinas, de nuestros aspectos más oscuros y manipuladores así como de nuestra capacidad de amar.

¿Por qué trabajamos en grupo? Porque así podemos ir más allá de nuestra experiencia y, compartiendo, reconectamos con la sabiduría ancestral femenina. Nuestra naturaleza nos empuja a compartir, a estar juntas, a hablar desde las entrañas, pero generalmente tenemos miedo a ser rechazadas, juzgadas o necesitamos gustar. Tapamos nuestros miedos y miserias, nos tapamos a nosotras mismas, alejándonos de la que realmente somos. El grupo nos sirve de caja de resonancia, es una gran oportunidad. En él podremos experimentar la atracción, rechazo, ternura, rivalidad, admiración, etc. que sentimos por las distintas participantes, como nuestra necesidad de mostrar ciertos aspectos nuestros y no otros. Por ello, para que esa intimidad sea reparadora, los grupos requieren una mirada respetuosa, en un entorno seguro donde, sesión a sesión, vayamos desnudándonos, llegando a mostrarnos tal y como somos. Así, la necesidad de estar a la defensiva, tan común entre nosotras cuando nos sentimos en peligro, cede. El Círculo permite brotar un encuentro honesto y profundo. Podemos trascender desde la autodefensa y el ataque hacia la apertura, la comprensión y el encuentro real. Este proceso de compartir, mirarnos y mirar a las demás con respeto sólo puede hacerse en grupo y cuando el Círculo te arropa, te acompaña en tus procesos vitales, reparando y sanando.

¿Por qué exclusivo de mujeres? Porque las mujeres especialmente necesitamos reconectarnos con la sabiduría y el misterio de lo femenino, necesitamos nutrirnos con el calor del encuentro femenino, fortalecernos en él. Desde diferentes maneras, estilos de vida, creencias, gustos, edades, cualidades personales, etc., las mujeres compartimos historia, cuerpo, pensar, sentir,… La intimidad que se da cuando estamos solas es diferente porque en lo profundo nadie mejor que otra mujer para entender ciertas complejidades y misterios que son exclusivamente femeninos. Además, los hombres suelen estar muy presentes en estos grupos. Para mí, uno de los objetivos más importantes es reconstruir, sanar ese desencuentro repleto de malentendidos, esa guerra entre géneros. Porque gracias al encuentro entre un hombre y una mujer la vida continúa.

Mi trabajo como terapeuta permite simultanear el proceso grupal y el personal, ofreciendo apoyo, contención y cuidado cada vez que alguien lo necesita. No es una mera transmisión de ideas, sino más bien un espacio creado para facilitar la experiencia, “aquí y ahora”. Empezaremos trabajando para restablecer la relación con nuestro cuerpo, apoyando y facilitando el desbloqueo y la liberación de tensiones profundas, movilizando la coraza, aumentando la energía y sintiéndonos más vivas. Después, trabajaremos sobre lo que haya emergido, compartiremos lo experimentado en el cuerpo a través de la palabra, así podremos integrar, elaborar y completar lo vivido. Exploraremos nuestras emociones, energía, memorias, manera de pensar, creencias, ilusiones, etc. y para ello nos serviremos de la mirada sistémica, de la psicología de la Gestalt, de la bioenergética, de meditaciones activas, de la palpación y visualizaciones, de la mirada Jungiana

¿A quién va dirigido? A cualquier mujer con el deseo de explorar y profundizar en su propio ser, con la necesidad de saber e ir más allá de aquello que le limita y le condiciona. A cualquier mujer adulta, independiente de su edad y condición física, que necesita experimentar un proceso de transformación y liberación. Para formar parte del Círculo no hace falta tener formación previa de ningún tipo, ni haber realizado terapia individual previamente.

El Círculo se reunirá en cinco ocasiones en 2014. Abro la propuesta con el siguiente calendario:

  • ENERO (APERTURA): viernes 17, de 18:00 a 22:30h.
  • FEBRERO: viernes 14, de 18:00 a 22:30h.
  • MARZO: viernes 7, de 18:00 a 22:30h.
  • ABRIL: viernes 4 de abril, de 18:00 a 22:30h.
  • MAYO (CIERRE): Convivencia desde el viernes 9 de mayo a las 18:00 hasta el sábado 10 de mayo a las 22:00h.

Según el número de participantes los encuentros se realizarán en Urretxu o en Antzuola  (Centro Laskurain).

El precio es de 50 € por cada sesión, excepto la convivencia de mayo que cuesta 150 €, incluyendo gastos de alojamiento y dietas. El compromiso de pago se adquiere para todas las sesiones, se asista o no. La reserva de la plaza se formalizará mediante el ingreso en cuenta de 50 €.

Para solicitar más información y para inscribirte deja tu nombre y tu número de teléfono en mi contestador (943 72 51 57) o escribe a info@karmeleiturbe.com.

Anuncios